Vuelve el Rock & Roll de Diego Costa

 

Acaba de volver, pero parece que nunca se fue. Diego Costa ha vuelto a enfundarse la camiseta rojiblanca, de la que parece que nunca se desprendió; y lo ha hecho como siempre, como solamente lo sabe hacer él, al más puro estilo Atlético de Madrid.

Buscaba el Atleti un 9 de garantías para reemplazar a Diego Costa, ese delantero que parece estar hecho con el molde del Atlético de Simeone, y para el que parece que nunca hubo un sustituto. Pero han tenido que pasar varias temporadas para que ese molde vuelva a dar sus frutos.

 

Se peleó en anteriores ventanas del mercado para que volviese el hijo pródigo a la rivera del Manzanares, pero ha tenido que ser el traslado del templo rojiblanco el que ha hecho que volviese al lugar, del que parece, nunca se fue.

Aterrizó una vez cerrada la ventana del mercado de verano en el aeropuerto de Barajas. Se puede deducir, por el aspecto de ese primer momento en tierras madrileñas, que después de unas muy fructíferas e intensas vacaciones, su aspecto físico no era el esperado. Y él parecía ser consciente de ello, de hecho dijo aquello de “no temo a la báscula, pero si a los entrenamientos del profe”. Meses después, sumado a algún que otro paso por el cuadrilátero del gimnasio de Fernando Torres y varias de esas temidas sesiones del profe Ortega, Diego está de vuelta, y parece que en mejor forma que nunca.

Fuente: www.clubatleticodemadrid.com

Fuente: www.clubatleticodemadrid.com

Jugó en el partido copero contra el Lleida, saliendo desde el banquillo, marcando y dando un susto a toda la parroquia rojiblanca, pero eso era solamente la antesala a lo de esta jornada.

Reestreno en liga, contra el Getafe, en su nueva casa, frente a los suyos, y Diego no defraudó. Se le vio con las ganas propias del debutante, de querer agradar. No paró de correr, de presionar y de intentarlo. Tuvo varios intentos infructuosos, pero Diego nunca se cansa de intentarlo, y la afición rojiblanca no se cansa de quererlo.

Tuvo varios momentos intensos con los defensas azulones, volviendo a dejar claro su sello de identidad, la marca Diego Costa, esa que enamora a los suyos y molesta a más no poder a los contrarios, que desquicia a los defensas y que hace que su entrenador, el que siempre le ha querido a su lado, esté hoy muy orgulloso de que su muchacho esté de vuelta.

Pero Diego es Diego, dicen que es “como la comida china, o la amas o la odias, no tiene término medio”. Llegó su gol, tras un centro magnífico de Sime Vrsaljko desde la derecha, y la puso al palo largo del portero, con el interior, como los killers del área. Marcó su primer gol esta temporada, el segundo del Atleti en el marcador, y fue a celebrarlo con su gente, con los que le aman; pero eso no está permitido, y sumado a una tarjeta anterior por un codazo a Djené, tuvo que emprender el camino al vestuario antes de tiempo.

Hoy ha debutado, como solo él podía hacerlo, de manera excepcional y con su sello. Es Diego Costa y está de vuelta, para dolor de los contrarios (y alguna que otra vez de los propios) ha vuelto el Rock & Roll.

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: