Jornada 18. El gran derbi

Dijo Joaquín al terminar el encuentro que desde el principio de semana tenía muy buenas sensaciones con el partido de esta jornada, y no se equivocaba el capitán verdiblanco.

Anoche en el Ramón Sánchez-Pizjuán hubo de todo, pero sobre todo hubo goles, 8 en total, para alegría de unos, pena de otros y un espectáculo enorme para el espectador neutral.

Se movió rápido el marcador, en menos de un minuto ya se habían adelantado los visitantes mediante un zurdazo ajustado al palo de Fabián. Pero poco tardó en igualar el encuentro Wissam Ben Yedder. A los 13 minutos de partido volvían las tablas al marcador. Una falta lateral botada por Escudero llegaba al corazón del área para que el delantero sevillista batiese por alto a Antonio Adán.

Ahí no acaba la cosa, y es que los derbis son completamente impredecibles, y el gran derbi, como tanto se ha repetido esta semana, no iba a quedarse corto.

Otra falta (esta vez desde la derecha del ataque bético) colgada al área por Joaquín, es rematada por Feddal, que entró por el centro del área libre de marca y como un avión para subir el 1-2 al marcador con un cabezazo inapelable.

No sería la última vez que se moviese el marcador antes del descanso. En el minuto 40, y tras una muy mala salida de Adán, un cabezazo de Clement Lenglet se alojó en el fondo de las mallas y devolvió la igualada al derbi sevillano.

Fuente: El País

Tras el descanso, y las pertinentes arengas de uno y otro entrenador, volvió el carrusel al terreno de juego.

En el minuto 63, tras una buena jugada combinativa del Betis en la zona izquierda del área del Sevilla, Boudebouz sacó un pase alto para que Durmisi alojase, nuevamente, el balón en la portería sevillista. Pasividad en la defensa sevillista que hizo que el Betis volviera a ponerse por delante.

A los 2 minutos, nuevamente golpeó el Betis. Sergio León, tras una magnífica asistencia de Tello, dio un pequeño toque al balón con el exterior de la bota, para anular la salida de Sergio Rico a intentar tapar el espacio. 2-4 en el marcador, parecía claro que el derbi era verdiblanco.

No obstante, y haciendo honor a la frase del himno que reza “dicen que nunca se rinde”, el Sevilla tiró de arrestos para intentar igualar el encuentro.

Tanto es así que por medio de Lenglet, nuevamente, recortó distancias en el marcador. Falta botada desde la zona derecha del ataque sevillista, que se pasea hasta llegar a la otra banda, donde Nolito vuelve a colgar el balón para que el central sevillista cabeceara a portería desde la frontal del área pequeña.

Pero el partido tenía ya dueño. Y en el minuto 95, y tras un robo de balón después de una acción a balón parado a favor del Sevilla, Cristian Tello inició una carrera desde medio campo que le llevó a rematar al palo corto de la portería sevillista para certificar el 3-5 y la victoria verdiblanca.

Fuente: Marca

Decepción en el equipo nervionense y alegría en el Betis, confirmada en la entrevista postpartido que le realizaron a Joaquín: “hoy no se descansa. Quien llegue a su casa antes de las 5 de la mañana tiene multa”. Arte en estado puro, demostrado por sus pases toreros, al más puro estilo de su amigo Curro Romero, en el verde del Sánchez-Pizjuán, con una bandera del Betis.

El derbi sevillano, probablemente el derbi más intenso de toda la liga española, no defraudó a nadie.

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: